el-valor-venal-ante-un-siniestro-total-1920

Nuevo o viejo, el dolor es el mismo. No hablamos de daños personales, donde el grado de perjuicio es aún mayor. Se pide un crédito, se ahorra, se afrontan gastos continuos con la gasolina, el seguro o los impuestos, entre otros, y, finalmente, sin esperarlo, sufrimos un accidente.

Sin entrar en materia de lesiones, una colisión puede suponer una enorme pérdida sentimental y en nuestros bolsillos. Sin embargo, es posible recibir una cantidad de dinero por parte del seguro siempre y cuando la culpa del suceso sea de un tercero.

Existen varias opciones, como puede ser esperar una determinada cantidad de tiempo y reparar el coche o darlo de baja por siniestro. Pero, ¿qué significa esto?

¿Un coche siniestro es un vehículo perdido?

La pérdida del vehículo, conocida como «siniestro total», puede producirse por múltiples causas, como la mencionada con anterioridad, por incendio, robo… Como bien indican desde Rastreator, este concepto no implica necesariamente, en el lenguaje de los seguros, tener que deshacernos del bien, ya que así se considera cualquier daño sufrido en el coche, desde un arañazo a la necesidad de despedirnos de sus servicios.

Es muy importante conocer las coberturas de nuestra póliza, tal y como siempre explicamos. Por ejemplo, un seguro a Terceros no nos valdrá de nada en estos casos, salvo excepciones. Lo que sí implica el siniestro total son dos conceptos: el coste de la reparación y el valor venal del vehículo.

El concepto del valor venal

El valor venal hace referencia al valor del mercado del auto en el momento de producirse un hecho de las características que estamos tratando. Por ello, dependerá de múltiples aspectos, como puede ser la antigüedad de este. Para ello, una de las fuentes a considerar es la publicada por el Ministerio de Hacienda en la Orden HFP/1895/2016, de 14 de diciembre.

No son pocas las ocasiones en las que las compañías ofrecen precios irrisorios. Esto puede deberse a que no se ha tenido en cuenta el kilometraje, los extras y accesorios. Esta cantidad puede diferir entre las distintas aseguradoras. En cualquier caso, en todas, el siniestro total se declara cuando el coste de los daños se encuentra entre el 75 y el 100% del valor del automóvil.

Si estamos exentos de culpa, será la aseguradora la que se haga cargo de esta indemnización. En caso contrario, deberemos buscar otras opciones. De ellas hablaremos en próximas entradas.

0
Comments

Deja un comentario