que-hacer-si-los-incendios-rodean-nuestro-vehiculo-1920

La historia se repite. La situación que en junio se cobró la vida de decenas de personas en Portugal, vuelve a azotar con fuerza no solo en este territorio, sino también el norte de España, con especial incidencia en Galicia. Más de sesenta personas fallecieron durante los graves incendios del país luso que, con el temor por la llegada de las llamas, cogieron sus vehículos y trataron de huir por la Nacional 236. Ahí, perecieron.

Las altas temperaturas, las sequías y la posible acción malintencionada de varios individuos son las causas directas del fuego que están acabando con la comunidad autónoma gallega, destruyendo todo a su paso. Pero, ante el peligro, ¿qué se debe hacer? ¿Es buena idea subirnos a un vehículo y tratar de huir?

Tres fallecidos en Galicia, dos de ellos en sus vehículos

Con el incendio en su peor momento, de momento son tres las víctimas que han fallecido, dos de ellas en Nigrán, mientras circulaban con su automóvil. Fue el Cuerpo de Bomberos el que descubrió los cadáveres de dos mujeres, totalmente carbonizados, en el interior de una furgoneta, entre las parroquias de Chandebrito y Camos.

Cómo actuar ante los incendios

Es fundamental saber qué se debe hacer ante situaciones de peligro. Por ello, conocer el protocolo de actuación ante incendios es prioritario, más cuando hablamos de un agente tan mortal.

Lo primero es que trates de evitar en todo momento el uso del coche. Puede ser posible que, mientras circulamos, nos rodeen, de forma irremediable y repentina, las llamas. En ese caso, lo último que debes hacer es parar y quedarte dentro, ya que las temperaturas que se alcanzarían en el interior del habitáculo serían fatales. Tampoco continúes la ruta, ya que el camino puede volverse más tormentoso.

Sal del vehículo lo más rápido que puedas y abandónalo. Si es posible encender las luces, mejor, ya que alertarán a los conductores que se acerquen hasta el lugar. Lo primordial es tu vida y la de los que te acompañan. Con esto, una vez en zona segura, avisa a las autoridades competentes.

No atravieses nunca zonas de humo, ya que afectan en gran medida a nuestras vías respiratorias, pudiendo llegar a sufrir una intoxicación por inhalación. Busca un sitio seguro y siempre en dirección contraria al fuego. Nunca te refugies en cuevas, donde el oxígeno puede acabarse por mor de la entrada del CO2. Evita también los caminos estrechos, las pendientes y, por encima de todo, los altos, ya que las llamas son propensas a dirigirse a las zonas con mayor altitud.

Por último, pero no menos importante, busca un emplazamiento con agua. Un río, un embalse, una piscina… Mantente cerca de estas zonas y, si es necesario, no dudes en meterte dentro. No descuides la seguridad, por supuesto.

No te olvides nunca de revisar antes de un viaje cuáles son las vías cortadas a la circulación, especialmente ante eventos extraordinarios de este tipo.

0
Comments

Deja un comentario