has-tintado-las-lunas-recuerda-notificar-a-tu-seguro-y-añadirlo-en-tus-coberturas-1920

Las roturas de parabrisas son más comunes de lo que podemos llegar a imaginar. Un pequeño impacto puede desencadenar en un problema mayor. He aquí la importancia de cambiar la luna a la mayor brevedad posible.

Elemento indispensable para garantizar la seguridad en los desplazamientos, no solo protege del viento, de la lluvia o de objetos extraños, además de aportar visibilidad, durante la conducción, sino que también tienen un papel fundamental en cualquier impacto. Gracias a sus características, absorbe parte de la energía producida en la colisión.

Las coberturas de lunas en los seguros

La cobertura de lunas es una de las principales coberturas de los seguros, si bien no siempre está incluida en las pólizas más básicas. Por ello, es conveniente revisar correctamente la letra pequeña. Con ello, cualquier reparación o sustitución, tanto en las lunas delanteras, como en las laterales o traseras, quedan cubiertas.

Por supuesto, el origen del problema nunca debe estar en una acción voluntaria del propio propietario y siempre debe existir rotura parcial o total que impida la visibilidad. Además, debes saber que un robo o un incendio no entraría dentro de esta cobertura, sino en sus respectivas.

Instalación de láminas solares y notificación

Existen otras partes importantes de nuestro vehículo que, si bien no son lunas como tal, pueden ser cubiertas bajo este seguro —¡revisa las condiciones!—. Se trata del techo solar —debe venir incluido de serie—, cristales de los faros, espejos retrovisores…

Al igual que ocurre con los techos solares, buen ejemplo para el caso que nos ocupa, no son pocas las ocasiones en las que, tras una rotura, observamos como nuestros cristales laterales, que disponían de láminas solares, pasan a ser sustituidos por otro vidrio sin la protección solar.

La mayor parte de las aseguradoras no tienen en cuenta los daños en las láminas solares, por lo que notificar el cambio realizado en el vehículo es importante para poder llevar a cabo, en el caso que sea posible, una modificación de las condiciones. Recuerda que asegurar un extra es más económico que sustituirlo con dinero de nuestro bolsillo.

0
Comments

Deja un comentario