como-prevenir-danos-en-el-vehiculo-analizando-los-actos-vandalicos-de-lugo-1920

La mañana del pasado martes 5 de septiembre, no fueron pocos los vecinos lucenses que, tras la rutina habitual de cada mañana, salieron a la calle en busca de su coche y observaron cómo este no se encontraba en el estado en el que lo habían estacionado.

Y, es que, de madrugada, un hombre de 27 años caminó a lo largo y ancho de siete calles de la capital de Lugo destrozando todo vehículo que se interponía en su camino con, al parecer, un palo de un árbol de un metro de longitud. Detenido por la Policía Local la misma noche de los hechos, el supuesto autor material de actos vandálicos en 49 automóviles fue puesto en libertad por la jueza del Juzgado de Instrucción 2 apenas 48 horas después de su captura.

Fue gracias a la participación ciudadana que, alertados por los ruidos, pusieron en conocimiento de las autoridades competentes los acontecimientos. La luz del sol hizo el resto: espejos retrovisores, ventanillas, parabrisas, lunas traseras… Piezas y una ingente cantidad de trozos de vidrio repartidos entre el interior de los coches y el asfalto.

La seguridad de una plaza de garaje

Ya hemos hablado de las ventajas de contar con láminas solares, tanto en vehículo, como en comercios y edificios. Hemos explicado cómo dificultar a un ladrón el desarrollo de su tarea en nuestro coche, además de cómo proteger los comercios ante grafitis y robos por impacto.

Disponer de un garaje —particular o comunitario— no solo supone un beneficio para el auto, ya que se protege de factores externos como la lluvia, la nieve, el viento, la incidencia solar…, sino que también evita el tipo de actos que se ha comentado con anterioridad.

Sin embargo, no siempre es posible, por el motivo que sea, contar con una plaza. Por supuesto, podemos sufrir un acto vandálico en cualquier localización. De nada servirá tener el coche en el encuadre de nuestra ventana si durante las horas nocturnas nos es imposible controlar lo que sucede a su alrededor.

Cómo evitar actos vandálicos

Una de las soluciones es la instalación de láminas solares. No importa que sea invierno o verano. No estamos hablando ahora de proteger contra el sol, sino de cuidar los enseres que dejemos en el interior —nada recomendable— y de poner realmente difícil la rotura de las lunas ante un ataque de este tipo.

La lámina actuará como una película protectora. No solo la rotura del cristal es más costosa, sino que, si esta se realiza, los cristales continúan en su lugar, ya que es la pieza la que los mantiene unidos. Por si no fuera suficiente, esto nos hará ganar tiempo frente al delincuente, antes de que las autoridades puedan personarse.

0
Comments

Deja un comentario