laminas-solares-pre-cortadas-opcion-economica-y-eficiente-1920

Cada vez son más los comercios, tanto físicos como electrónicos, que ponen a la venta láminas solares para el tintado del vehículo. Sin embargo, es importante que sepas que estos establecimientos no son oficiales, por lo que es muy posible que las bobinas que se pueden adquirir no estén homologadas y, por lo tanto, gastes tu dinero innecesariamente. Ante la próxima inspección técnica del vehículo, tu coche podría verse inmovilizado hasta la solución del problema.

Corte de las láminas solares

Las películas autoadhesivas permiten su colocación por cualquier usuario con algo de maña. Pero si no quieres experimentar ni dañar el material, acude a un profesional. Es muy sencillo que queden burbujas de aire durante su colocación que hagan de sus características y beneficios un material inservible.

Existen varias maneras de lograr la medida adecuada de una bobina:

  • Medición de los cristales a mano y corte de las láminas de forma separada.
  • Corte de la lámina sobre el propio cristal, lo que puede llegar a dañar la ventana.
  • Medición y corte mediante aparatos electrónicos que convierten en extremadamente preciso su resultado. Esta última opción agiliza la instalación y garantiza un perfecto acabado.

Láminas pre-cortadas: solución efectiva

Una de las soluciones que no pocos fabricantes y talleres están llevando a cabo es la disposición de láminas pre-cortadas para el cliente. ¿Qué significa esto? Se trata de una solución tan rápida como efectiva. Por supuesto, en todo momento hablamos de láminas tintadas homologadas.

Como su propio nombre indica, las películas se encuentran ya preparadas para ser instaladas en cada vehículo en función de su modelo. Las láminas solares se comercializan en kits que varían en función de la marca y el modelo del propio coche.

Una de las ventajas que ofrece este sistema es que la medida exacta de cada parte hace innecesario el corte. No más material desechado ni ventanillas rayadas. Como la pieza encaja correctamente, se produce una reducción del tiempo de instalación. Eso sí, aunque el kit puede resultar más barato, esto se debe a la inexistencia de un profesional que la coloque, lo que puede conllevar irremediablemente a errores en su instalación que nos hagan tener que desechar la película dañada.

No olvides certificar siempre la homologación. Cuidado con los fraudes. Déjate asesorar por un profesional.

0
Comments

Deja un comentario