objetivo-dificultar-al-ladron-el-robo-en-el-vehiculo-1920

Todo listo para las vacaciones. Maletas revisadas, cerradas y apiladas en el maletero como si al Tetris estuviéramos jugando, luz y agua cortada, ventanas cerradas… Se torna la puerta principal. Quizás, una copia de las llaves recae en manos amigas y conocidas. Las plantas o la mascota necesitan sus cuidados.

En cuanto al coche, la presión de los neumáticos es correcta, el aceite está en orden, toda la documentación en su sitio, chalecos reflectantes en el interior del habitáculo… En marcha.

Problema: robo en el vehículo

Con todos los elementos de la seguridad revisados, se emprende el viaje. En casa, ese intermitente inquilino realizará variaciones en las persianas de vez en cuando para avisar a posibles intrusos sobre la mala idea de sus actos vandálicos. En el coche, todo tapado con una manta. El sol no debe incidir ni sobre el equipaje ni sobre la comida, a la par que protegemos los enseres de miradas indiscretas.

Parada en un área de servicio. Tras realizar los kilómetros recomendados, descanso obligatorio, se estiran las piernas, un café para el cuerpo, comida… Ya listos, pago de la cuenta y salida de camino al vehículo. Entonces, los cristales en el suelo alertan. La ventanilla trasera está rota y, para sorpresa, faltan los aparatos tecnológicos de entretenimiento de nuestros hijos, dinero y un par de maletas.

Solución: saber cómo disuadir al ladrón

¿Sabes que todo esto podría haberse evitado con el tintado de lunas?

Aunque somos conscientes de los objetos de valor que transportamos en el coche, la confianza se adueña de nosotros. «Solo serán unos minutos», un tiempo más que suficiente para proporcionar al ladrón un botín suculento, no solo a nivel económico, sino también sentimental.

Esta acción también puede producirse durante la noche, mientras el coche se encuentra estacionado en la plaza del pueblo en fiestas. O en el aparcamiento colindante a la playa, mientras disfrutamos de un chapuzón.

Además de las ventajas ya reflejadas, como el ahorro energético, la disminución del calor en el interior, la reducción de incidencia de los rayos ultravioleta… el tintado de lunas también protege contra actos vandálicos.

Cero miradas indiscretas, por lo que la intimidad aumenta. Ya no será necesario esconder los objetos del interior —aunque eso sí, nunca dejes nada de valor en el mismo durante tu ausencia—. Por si no fuera suficiente, la dificultad a la hora de tratar de romper una ventanilla se incrementa, ya que la lámina solar actúa como una película protectora que mantiene los trozos de cristal rotos pegados.

No dejes escapar nuestro descuento del mes de agosto haciendo clic en la imagen inferior y rellenando el formulario.

0
Comments

Deja un comentario